QUOTE

Herman Hesse

sábado, 13 de junio de 2015

Cuando era chica tomé un libro de la biblioteca de mis abuelos. Lo disfruté, me encariñé y luego me apenó mucho tener que devolverlo a su lugar en la estantería. Era una colección con ocho cuentos del año 1919 que me reveló la obra de uno de los escritores que más leí en mi vida. 
Querido Hermann: amé el despertar y explorar de Demian (1919) en su transición de niño a la madurez y tu guía hacia el camino iluminado, la búsqueda de la verdad y el espíritu satisfecho para Siddhartha (1922).
Pero dejé para el final tu obra más célebre, El Lobo Estepario (1927), y quiero compartir una parte de esa crisis espiritual, la percepción de su mundo, la fantasía, las pasiones y los miedos de la vida de Harry, el burgués y el lobo.
Al libro raptado, en secreto, lo conservé.

En lugar de estrechar tu mundo, de simplificar tu alma, tendrás que acoger cada vez más mundo, tendrás que acoger finalmente al mundo entero en tu alma dolorosamente ensanchada, para llegar acaso algún día al fin, al descanso.

 ··

El hombre no es de niguna manera un producto firme y duradero (este fue, a pesar de los presentimientos contrapuestos de sus sabios, el ideal de la antigüedad), es más bien un esayo y una transición; no es otra cosa sino el puente estrecho y peligroso entre la naturaleza y el espíritu.


Lo principal de aquella idea antigua, la irrealidad del tiempo no ha sido observada aún por la técnica, pero al fin será "descubierta" naturalmente también y se les vendrá a las manos a los laboriosos ingenieros. (,,,) Se descubrirá que todo esto, lo mismo que hoy los primeros pasos de la radio, sólo servirá al hombre para huir de sí mismo y de su fin y para revestirse de una red cada vez más espesa de distracción y de inútil estar ocupado.

                                                                             ··

Siempre ha sido así y siempre será igual, que el tiempo y el mundo, el dinero y el poder, pertenecen a los mediocres y superficiales, y a lo otros, a los verdaderos hombres, no les pertenece nada. Nada más que la muerte.



(...) Pero también pertenece del mismo modo a la eternidad la imagen de cualquier acción noble, la fuerza de todo sentimiento puro, aún cuando nadie sepa nada de ello, ni lo vea, ni lo escriba, ni lo conserve para la posteridad. En lo eterno no hay futuro, no hay más que presente.

                                                                         ··

Y la "eternidad" no era otra cosa que la liberación del tiempo, era en cierto modo la vuelta a la inocencia, su retransformación en espacio.

6 comentarios

  1. Estas palabras ponen tanto énfasis en la transición al desapego....leí por ahí (realmente no recuerdo donde) que cuando no tenes nada, lo tenes todo! gracias por el dato del autor, me gustaría leer algo de su obra, ya lo voy anotando...Y tus fotos Pau, son tan maravillosas, como siempre ♥

    ResponderEliminar
  2. Pau! Gracias por las hermosas fotos y las hermosas citas. Demian y Siddhartha ocupan un lugar muy especial dentro de mi biblioteca ♥. El Lobo Estepario aún está pendiente, pero será mi próximo, sin dudas. ¡Quedo a la espera de tu próxima publicación! Soy fan.

    ResponderEliminar

mentaylunares. Todos los derechos reservados. © Paula Amenta.